Amenaza a la diversidad en Brasil

Amenaza a la diversidad en Brasil
Jean Wyllys, Facebook

Ver texto en portugués

El pasado miércoles, Brasil fue asolado con la noticia de la renuncia del diputado federal Jean Wyllys (PSOL-RJ), el único representante de la comunidad LGBT+ en el congreso. La reacción del presidente Bolsonaro y su familia tornan preocupante la seriedad con la que su gobierno trata este tipo de cuestiones.

Desde la muerte de su compañera de militancia y partido, Marielle Franco, Jean Wyllys ha estado viviendo con escolta policial debido a las múltiples amenazas de muerte de las que es víctima a raíz de su posición de activista y militante a favor de la causa LGBT+ en el país.

Después del último informe de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) que informa la amenaza inminente a la vida del diputado y una recomendación de la OEA a Brasil para que tomara medidas para protegerlo, el parlamentario informó de la negligencia del país sobre la situación.

Jean fue el primer parlamentario abiertamente gay y a favor de la agenda LGBT+ en el Congreso Nacional, convirtiéndose así en uno de los principales objetivos de partidos y grupos conservadores, principalmente en las redes sociales. Tras la proliferación de un discurso de odio y prejuicio, Brasil se ha convertido en uno de los países con mayor número de crímenes y asesinatos en contra de personas LGBT+.

En un país donde la LGBTfobia no es tipificada como crimen y en el que las declaraciones públicas del presidente normalizan e incitan a la violencia en contra de esta población, se pone en jaque el futuro de los derechos LGBT+ en Brasil. Por eso, la Fundación Ciudadanía Inteligente (FCI) manifiesta su solidaridad con Jean Wyllys y reafirma su compromiso en defender la democracia y su diversidad de cuerpos e ideas. Proponemos 4 recomendaciones:

Ciudadanía Inteligente presta todo el apoyo al parlamentario por asumir, David Miranda, militante LGBT+, negro y actual concejal por Río de Janeiro. Es de suma importancia que, no solo las autoridades brasileñas, sino también los partidos, los parlamentarios y toda la ciudadanía defienda y garantice que pueda existir la pluralidad social, que se respete la subjetividad y la vida de toda persona. Creemos que una democracia sana abraza la diversidad social y respeta la oposición y el debate.